Actualidad y Psicoanálisis

Temas de hoy desde una perspectiva psicoanalítica

¿Cómo funcionan los grupos?

 

Fijaros bien en estas escenas de la película “La Ola”.

Para el ser humano los grupos son esenciales, el grupo familiar, el grupo de amigos, el grupo de trabajo,  grupos a los que pertenecemos o con los que nos identificamos: los grupos de hinchas, los grupos políticos, grupos religiosos… hay un grupo para casi todo y podemos pertenecer o no.

Por eso nos parece importante aclarar algunas dinámicas de los funcionamientos grupales, porque el grupo tiene una fuerza inmensa, que puede ser constructiva (pro-tarea) o destructiva, desde el grupo más pequeño al grupo más grande.

Los grupos se dividen fundamentalmente en dos tipos: Grupos de Trabajo, son grupos pro-tarea, capaces de generar pensamiento, crecimiento y desarrollo y los Grupos de Supuesto Básico, que son grupos que no generan pensamiento, crecimiento ni desarrollo.  Ambos tipos de grupo se alternan, cuando un grupo se constituye, primero pasará por Grupo de Supuesto Básico ya que genera mucha cohesión de entrada, el grupo se “siente” grupo, “todos a una”.  Si hay un objetivo constructivo, una tarea y se organizan bien con un líder capaz de generar pensamiento, se constituirá en Grupo de Trabajo.

Es interesante observar como a veces nos podemos creer que estamos trabajando en grupo y lo que estamos haciendo es justo lo contrario, formando parte de un Grupo de Supuesto Básico, hay tres tipos:

– Dependencia: El grupo se comporta como si la tarea del líder fuera proporcionar satisfacción a las necesidades y deseos de sus miembros, haciendo que se sientan bien sin enfrentarlos a la realidad. Los miembros dependen de la sabiduría del líder al que consideran omnisciente y omnipotente. El líder inhibe el crecimiento de sus miembros. Se genera frustración porque los miembros sacrifican sus capacidades individuales.

– Lucha-Fuga: El grupo se comporta como si hubiese un enemigo o un peligro del que hay que  HUIR o contra el que hay que LUCHAR. El líder de este grupo debe identificar a un enemigo ya sea dentro o fuera del grupo y ser capaz de preparar al grupo para la acción o para la huida. Hay  odio a  comprender y a empatizar con el que tiene una opinión diferente. Se ama la acción. En los individuos se generan sentimientos de odio, rabia, miedo y recelo.

-Emparejamiento: El grupo tiene una creencia colectiva e inconsciente de que cualesquiera sean los problemas y necesidades del grupo, un acontecimiento futuro los resolverá. El grupo se comporta como si el emparejamiento entre dos miembros del grupo, o quizás entre el líder del grupo y una persona externa, traerá la salvación. El líder debe promover la esperanza en que el futuro será mejor, y evitar que tengan lugar cambios efectivos. En los individuos se genera finalmente desesperanza y desilusión.

El espíritu gregario del hombre es tan potente que siempre buscaremos al grupo como elemento fundamental de identidad y fuerza. El grupo  nos puede  aportar la fuerza capaz de transformar las cosas. Por eso nos parece básico que podamos reflexionar y darnos cuenta de los tipos de grupo a los que pertenecemos y a los que estamos dando nuestro apoyo y ser capaces de detectar cuando el grupo deja de ser constructivo y pasa a ser un mero instrumento de manipulación y control.

Nos deberiamos preguntar:  ¿Estamos juntos  para construir y llegar a una meta grupal, donde se respete la diferencia y la individualidad? ¿o por el contrario nos hacemos masa en dependencia, lucha-fuga o emparejamiento?

Deja un comentario

captcha *