Actualidad y Psicoanálisis

Temas de hoy desde una perspectiva psicoanalítica

¿Cómo se reconoce a un buen terapeuta? Un caso de TDAH

imagesEl otro día en una charla sobre psicología para alumnos de bachillerato nos hicieron esta interesante pregunta: ¿cómo se reconoce a un buen terapeuta?

La psicología es la ciencia que intenta predecir la conducta humana, pero como cualquier ciencia puede hacerlo con diferentes tipos de enfoque, desde aquellos que solo buscan dar respuesta a una conducta en base a la observación de unas determinadas variables, a la psicología más compleja que intenta hacer un estudio de campo con visión, por así decirlo, antropológica, en la que mediante la observación se establezcan relaciones que determinen los funcionamientos mentales que rigen las motivaciones, deseos y fantasías que producen el comportamiento humano. Este método rara vez concluye taxativamente o pone etiquetas.

En los enfoques  contaminados por  la prisa, el científico toma unas variables (a veces eligiendo entre aquellas que demuestren su hipótesis) y en base a ellas dictamina una conclusión generalista que evite el conflicto de ver las diferentes posibilidades y la complejidad de la respuesta.

Si se pierde perspectiva, si no se asume la complejidad de los temas, las soluciones son parciales, simplistas e ineficaces a corto y a largo plazo. Eso sí, calman la debilidad humana, aquella que se rige por aspectos infantiles y desvalidos de la personalidad que se ven indefensos ante el dolor de la duda.

Comprender al ser humano de una manera profunda implica tener una mirada amplia que permita ir más allá de los hechos. Los síntomas y los resultados han de ser analizados en toda su complejidad, así no bastará con dar pastillas a los niños que están “muy activos”, se entiende que los niños hiperactivos lo son porque les está ocurriendo algo que habrá que comprender para solucionar, que la pastilla no es más que un calmante para que la conducta desaparezca sin cambiar los motivos que la provocan.

En un mundo donde priman las soluciones rápidas, las etiquetas calmantes y en definitiva el control (que no el orden) que disipe la incertidumbre, la psicología profunda se hace imprescindible.

Un ejemplo de esto:

Hemos visto recientemente a una niña  medicada desde los 7 años. En la actualidad está cerca de los 14. Acude a consulta porque no quiere dormir. Dice  tener mucho miedo por la noche, ver y oír cosas y sentirse aterrorizada  porque cuando se duerme tiene unas horribles pesadillas en las que confunde fantasía con realidad,  no sale del pánico incluso cuando ya está despierta.

Los fármacos que ha estado tomando, son fármacos  neurolépticos  y  otros derivados anfetamínicos, que por un lado impiden un correcto contacto con uno mismo y tener el desarrollo evolutivo adecuado, además de provocar alucinaciónes.

Depositar la solución de la hiperactividad en la medicación, NO RESUELVE el problema de inquietud y nerviosismo e impide que  se adquieran los recursos necesarios  para entrar en la adolescencia.  No es de extrañar que  se sienta incapaz de entrar en adolescencia y que se le vuelva una situación terrorífica.

No tiene recursos mentales que le permitan pensar: analizar, diferenciar, razonar y simbolizar, lo que le hace incapaz de defenderse y argumentar en cualquier situación, aun no siendo conflictiva. No tiene una buena diferenciación  entre fantasía y realidad, lo que provoca sensaciones de irrealidad  que hacen que se sienta todavía más perdida.  Toda esta inseguridad impide la formación de un sólida identidad. No sentirse segura le hace dependiente y en ocasiones el centro de las burlas y maltratos de compañeros.

Un buen terapueta sería el que ante la presión por encontrar una solución rápida, tuviese la formación necesaria para sostener la angustia de los padres y profesores y pudiese concederse el tiempo necesario para hacer un diagnóstico  que localice el motivo que causa la ansiedad. La hiperactividad en la infancia está siempre relacionada con una causa o dificultad en el crecimiento. Medicar es reforzar la dificultad para crecer.

Deja un comentario

captcha *