Actualidad y Psicoanálisis

Temas de hoy desde una perspectiva psicoanalítica

Cuando nos creemos nuestras mentiras

La sociedad española vive momentos de colapso democrático, no se está pudiendo resolver dentro de la legalidad y los canales de los que provee la democracia, la intención por parte del Gobierno Catalán de hacer un referéndum sobre la independencia de Cataluña.  Y es dentro de este contexto donde nos encontramos noticias como la que sigue:

En la nota, Pujol anuncia que «en los últimos días» su familia ha regularizado sus cuentas en el exterior, un dinero que no ha cuantificado y que, ha dicho, proviene de una herencia de 1980.

Explica que el dinero proviene de una herencia recibida tras la muerte de su padre, Florenci Pujol i Brugat, y cuyos fondos, afirma, fueron destinados a su esposa, Marta Ferrusola, y a sus siete hijos.

Este es un extracto de las declaraciones que hizo Jordi Pujol el pasado 25 de julio.  Cuesta creerlo. Desde este blog no pretendemos hacer ni un juicio moral ni político de la familia Pujol, pero si queremos plantearnos diferentes hipótesis. La primera estaría relacionada  con los mecanismos psicológicos que nos llevan a interpretar los hechos de manera desconectada de la realidad, es decir uno crea sus propias mentiras para engañarse a si mismo.  La segunda hipótesis estaría relacionada con mentir para crear una distracción y así engañar a los demás.  Nos planteamos si el independentismo y y todo lo que le rodea (la consulta, las amenazas de violencia, la crispación que están generando en los catalanes…) podría ser la excusa de algunos políticos para desviar la atención de las tropelías que pudieran estar cometiendo.

Como la segunda hipótesis ocurre dentro de un plano consciente, nosotras nos vamos a centrar en la primera hipótesis, que se da en el inconsciente.

Los Pujol son un clan, y como tal han intentado protegerse.  Lo que nos preguntamos es hasta donde se creen sus argumentos.  ¿De verdad piensan que la culpa la tiene el abuelo?

Los mecanismos de defensa psicológicos que todos utilizamos para poder manejarnos mejor ante la frustración son:

1. Cierta dosis de negación para endulzar la cruda realidad: «me han suspendido porque la profesora ha puesto una pregunta de un tema que no entraba», 2. Una pizca de escisión que nos sirve para ver una parte en vez de el todo: cuando un niño cuenta como se ha «encontrado» una pelota sin dueño e investigando concluimos que la pelota se la ha «encontrado» en su clase, por supuesto que tiene dueño pero es mejor pensar que no.  3. Y todo aderezado con una buena cantidad de identificación proyectiva por la que nos creemos que el malo es otro.

Todos estos mecanismos son inconscientes y se activan de forma espontánea para poder enfrentar la frustración que implica vivir, por ejemplo se necesitan para poder entusiasmarse en un nuevo proyecto, familiar, profesional… de manera que lo negativo no pese tanto que haya que abandonar antes de empezar.

Pero  cuando el uso de estos mecanismos se dispara, se pierde el contacto con la realidad y uno puede llegarse a creer lo que nadie más cree.  Llegado a este punto solo hay dos posibilidades: dar marcha atrás y reconocer la verdad, es decir, hacer un trabajo de introspección y desenmascarar nuestra fantasía o hacerla cada vez mayor.  En los casos en los que hay abuso de estos mecanismos la convicción es tan potente  que confunde la verdad y entonces el aparato psíquico no puede sostenerse en la realidad y cae en el delirio.  En el caso de un grupo o clan familiar este mecanismo se contagia y mucho más si es el patriarca o líder el que promueve este funcionamiento mental.

Por todo esto no nos extraña que el entorno familiar se quede ciego a la verdad. Parece el caso de Mireia Pujol Ferrusola que  ha roto su carnet de afiliada a CIU por considerar que están tratando de manera injusta a su padre tras las declaraciones realizadas, donde decía que su fortuna provenía de una herencia.

Por regla general los delincuentes suelen tener una justificación para su conducta y pensamos que los mecanismos de defensa tienen algo que ver con este hecho.

Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin el consentimiento de las autoras.

Deja un comentario

captcha *