Actualidad y Psicoanálisis

Temas de hoy desde una perspectiva psicoanalítica

¿Dónde está la Ley del Padre?

La sociedad está muy crispada por temas como la liberación masiva de presos por una «supuesta» orden del Tribunal de Estrasburgo, porque no paran de destaparse casos de corrupción de partidos políticos, sindicatos…, además estos días nos hemos enterado de que unos cuantos bancos han estado manipulando el euribor en su beneficio. Y por si con esto no bastara  la sensación de «todo vale» que transmiten los medios de comunicación, cualquier cosa para subir la audiencia, aunque sea entrevistando al violador y asesino de las niñas de Alcasser.

Nos preguntamos ¿dónde está en todo esto la Ley del Padre? ley por la que quien  cuida y protege, el que tiene la autoridad para hacerlo, discrimina entre lo que se puede hacer y lo que no,  responsabilizándose de que no se transgreda la ley.  Pero para esto tiene que haber una ley que no se maneje al antojo o interés del padre.

Quizás sea esto lo que está pasando, quienes tienen que cumplir con la función de padre en nuestra sociedad: los partidos políticos , los jueces, los políticos, los sindicatos, los medios de comunicación, etc son sospechosos de estar funcionando al otro lado de la Ley.

Cuando el padre es un tramposo y un corrupto, hace todo lo que sea necesario para seguir aparentando ser alguien justo y con potestad.  En esta situación los hijos se sienten desamparados y confusos, pueden llegar a creer que esta es la única manera de funcionar, o eres corrupto o estás fuera del circulo.

Quizás esto explique la sensación de desamparo que hay actualmente en nuestra sociedad, la gente se siente presionada a cumplir con muchas normas y requisitos para conseguir salir adelante en el trabajo, en la puesta en marcha de un proyecto empresarial, las necesidades básicas  cuesta mucho más cubrirlas (alimentación, vivienda, educación, sanidad, electricidad, gasolina…), mayor número de impuestos, etc y por otro lado no ve que los «padres» sean honestos.

No se comprende que haya que hacer tanto esfuerzo para tan poca protección. Cuando la autoridad no se ejerce de una manera sana, lo que se hace es acribillar con normas con la intención de suplir la falta de cuidado en lo importante.

Esto es lo que nos hace pensar la nueva propuesta de ley de Seguridad Ciudadana, se está poniendo el acento en lo nimio en lugar de ir a lo fundamental. Esto no quiere decir que no sea importante pensar en cómo dar forma a una nueva ley de Seguridad Ciudadana, pero  no en este momento, porque  quizás sea una manera de hacer creer y creerse, que de este modo  se está protegiendo al ciudadano.

Reservados todos los derechos. Prohibida su publicación total o parcial sin autorización de las autoras

Deja un comentario

captcha *