Actualidad y Psicoanálisis

Temas de hoy desde una perspectiva psicoanalítica

El nacimiento del bebé: lo que hay que saber.

birth-1502531__340Durante el embarazo la mayoría de las mujeres se preparan para el momento del parto, algo importantísimo pero no lo único.  Creemos que es fundamental conocer una serie de datos que ayudaran a las futuras mamás a prepararse para la llegada del bebé, porque el conocimiento es lo que va a permitirles elegir el modelo de maternidad que quieren ejercer, para no estar sujetas a la cantidad de consejos que reciben que muchas veces distan mucho del modelo de maternidad genuino de cada una.

Gracias a los avances científicos cada vez se sabe más de cómo es el desarrollo del bebé dentro del útero y es lo que ha permitido validar teorías como la del psicoanalista Otto Rank (1884-1939)  que describió el parto como el primer trauma del bebé.  ¿Por qué es un trauma?  El bebé pasa los primeros 9 meses de su vida en un entorno generalmente placentero, se desarrolla al refugio de su madre y no tiene que pedir nada, todo le es concedido al instante, la temperatura es constante, no siente hambre y el medio líquido favorece su estado placentero.  Y de repente llega el momento del nacimiento, es como si fuera expulsado del “paraíso”, tiene que atravesar el canal del parto y empezar a respirar, !que frío hace fuera!

Entonces ¿se puede hacer algo para evitar que el “trauma”? No, el trauma en si no se puede evitar porque el nacimiento representa un cambio necesario.  Pero se pueden mitigar sus efectos y aquí es donde cada madre deberá plantearse de donde viene su hijo y qué puede hacer ella para hacer que el cambio no sea tan grande, pero a la vez ayudarle a hacer el tránsito y acostumbrarse a su nuevo y definitivo medio.

El sentido común debe prevalecer, confiar en el instinto sin dejarse dominar por el miedo se hace fundamental.  El bebé recién nacido necesita ir poco a poco, pero también necesita ir ganando en independencia, no nos olvidemos que hasta ahora ha llevado una vida “parasitaria” y esto tiene que evolucionar. Cada niño tiene un ritmo y es fundamental respetarlo, hay bebés tranquilos, otros que demuestran más ansiedad, lloran y demandan más.  Esto no quiere decir que la madre lo esté haciendo mal, cada niño es un mundo y  cuando se les intenta igualar a todos es cuando el desarrollo se hace más difícil. No todos duermen del tirón, ni todos se despiertan cada tres horas, no a todos les gusta el baño, estar siempre en brazos, estar mucho en la cuna, mamar cada x horas, mamar de continuo.  Por eso la observación de cada bebé se hace fundamental, respetar sus ritmos ayudándole a ir creciendo poco a poco.

Esta es la tarea de la madre, la función materna, cada bebé es único y cada madre también.

  1. EVA MILLET MALAGARRIGA Responder

    Hola! Soy Eva Millet, autora de “Hiperpaternidad”. ¿Cómo estáis? Os quiero hacer llegar mi segundo libro, donde os cito… ¿Me dais una dirección postal? Mil gracias Eva

    • Actualidad y Psicoanálisis Responder

      Muchas gracias Eva por mencionarnos en tu nuevo libro. Estamos impacientes por leerlo.
      Te deseamos mucho éxito,

Deja un comentario

captcha *