Actualidad y Psicoanálisis

Temas de hoy desde una perspectiva psicoanalítica

El “libro blanco” de Jose Antonio Marina

!El cuerpo docente está revolucionado¡ Jose Antonio Marina ha recibido el encargo del Ministro de Educación de escribir un “libro blanco” para mejorar el sistema educativo español.  Marina ha apuntado directamente al profesorado y ha dicho que la mejora debe comenzar por ellos y la mayoría han recibido esta noticia como un ataque.

Pongamos un poco de sentido común y tratemos de tomar perspectiva.  La Educación es un arma política en España y esto debe cambiar, cada entrada de un nuevo gobierno supone una reforma de la ley educativa, la derecha actúa desde el control y la izquierda desde la permisividad y ninguna de las dos opciones es ni madura ni sana.  Está claro que todavía nos queda mucho camino por recorrer en cuanto a materia educativa se refiere. Es verdad que el momento no puede ser más inoportuno porque puede tomarse como un simple reclamo preelectoral ¿pero qué pasaría si este libro blanco realmente sirviese para algo?

La carrera de magisterio y las oposiciones a profesor no aportan verdaderas herramientas al docente para “enseñar”, pero hemos escuchado por parte de algunos representantes del profesorado, que las pruebas selectivas por las que han de pasar, garantizan el conocimiento y la vocación de los profesores.

Lo primero que habría que analizar es la oposición, que tipo de cualidades, conocimientos, actitudes, aptitudes…está midiendo. Lo mismo con la formación universitaria. El aprobar en si mismo no es nada.

Otro de los argumentos  que se están utilizando para explicar la desmotivación del profesorado es el económico, apunta a que una buena retribución económica mejoraría su reconocimiento social y por tanto la autoestima del profesorado. Los estudios  más recientes sobre motivación indican que el dinero es un motivador de baja potencia a medio y largo plazo.  El estímulo que más dura es saberse bueno en lo que haces y que el trabajo que realizas sirve constructivamente a la colectividad.

Todo apunta a que los buenos profesionales son los que tienen desde siempre o  han desarrollado motivación interna, algo parecido a una”pasión”que les hace disfrutar de su trabajo y estar en búsqueda constante que alimente su pasión, porque para ellos trabajar de ese modo es la mejor recompensa. ¿Cómo medimos esta cualidad interna?

En la difícil tarea de encontrar la manera de seleccionar a los mejores profesores, Marina propone que sean estos  quienes hagan esa selección y se impliquen en “destapar” a aquellos compañeros que no estén a la altura. Creemos que lo que se está buscando en el profesorado es sentido común y madurez y una serie de cualidades que se aprenden si uno tiene las dos anteriores, este proceso de selección  iría en contra de la madurez y el sentido común. Seleccionar a los mejores en base a una percepción subjetiva no es precisamente muy maduro. Tampoco lo es el rechazo que han mostrado algunos colectivos de profesores a ser apuntados por el foco del fracaso. Evidentemente la educación está mal, los profesores no son lo único que falla, quizás en muchos casos es lo único salvable, pero negarse a revisar su función y colaborar en crear algo nuevo que oxigene la profesión tampoco es maduro.

Los profesionales que se necesitan son aquellos que pueden aprender cosas nuevas, que no creen haber llegado al conocimiento “total” y que tienen la sabiduría y flexibilidad necesaria para cuestionar y cuestionarse.

Deja un comentario

captcha *