Actualidad y Psicoanálisis

Temas de hoy desde una perspectiva psicoanalítica

El mejor regalo de Navidad

 

En nuestro último artículo del 2015 queremos pensar sobre un tema recurrente en estas fechas: los regalos. Antes de seguir leyendo es importante que veáis el vídeo y os paréis a pensar que os hace sentir.

Seguro que muchos de vosotros os habéis  identificado, todos queremos llegar al otro, comunicarle nuestro cariño, pero casi siempre lo hacemos de la misma manera.  Parece que en estas fechas entramos en una carrera por conseguir el regalo perfecto, lo más.

En el video vemos que el regalo perfecto no es una cosa, somos nosotros mismos.  Para poder saber que es lo que le llega al otro hay que hacer previamente un autoanálisis y reconocer aquello en lo que estamos siendo tacaños.  Esto no es fácil porque tenemos un montón de defensas que nos recuerdan todos los días «que es mi hermana la que se está pasando de la raya cogiendo mi ropa» o «mis abuelos están bien y además yo no tengo tiempo»…

En la vertiginosa vida que llevamos, vamos construyendo una burbuja a nuestro alrededor a modo de territorio infranqueable. Para poder hacer un tipo de regalo así tenemos que hacer el esfuerzo de romper esta inercia y conectarnos con la necesidad emocional del otro: ¿qué querría de mi?

Si lo pensamos, este tipo de regalos son los más caros del mundo, porque lo que exigen es un compromiso que muchas veces no estamos dispuestos a asumir y preferimos echar mano de la tarjeta de crédito.

Os proponemos que este año tiréis la casa por la ventana y os toméis el tiempo necesario que os permita conectaros con las personas a las que queréis y en lugar de regalar cosas para «contentar», regaléis cosas para emocionar y reforzar los vínculos. Por ejemplo; en lugar del tan deseado juego electrónico poder regalar un día en el parque de atracciones, en lugar del consabido jersey regalar un proyecto común que os permita disfrutar de más tiempo juntos, en lugar de hacer un regalo de trámite ceder en algo por lo que siempre estéis peleando.

Sabemos que os estamos pidiendo mucho porque para hacer este tipo de regalos hay que elegir un camino distinto, estar disponible para el otro y superar nuestro miedo a dar. Si lo hacemos  estaremos más cerca de saber qué es lo que necesitan de nosotros.

PD. Si quieres leer nuestro artículo del año pasado sobre  este tema pincha aquí

Deja un comentario

captcha *