Actualidad y Psicoanálisis

Temas de hoy desde una perspectiva psicoanalítica

Estar a por uvas: Negación como mecanismo de defensa

El fin de semana pasado escuchando “Hoy no es un día cualquiera” un programa de Radio Nacional de España, se habló del significado de la expresión “estar a por uvas”. Fue interesante ver como nuestro idioma está plagado de frases que aluden al hecho de mirar para otro lado con el fin de no enterarse. Todas ellas implican  descuido, desconexión y evitación de la realidad. Este fenómeno  se puede ajustar a lo que en psicoanálisis se denomina negación, que consiste en evitar inconscientemente conectarse con la parte de la realidad que resulta dolorosa o nos pone en peligro. Este mecanismo silencia o aparta datos internos y/o externos de manera que nuestra mente maneje sólo el tipo de información que le interesa en su objetivo de aliviar tensión y dolor mental.

Este fenómeno interviene, por ejemplo, en los movimientos de masas cuando, evitando la diversidad de opinión, se construye una única visión de las cosas sin contrastarla con otras ideas y datos que cuestionen si es cierta o falsa.

imgres

En este sentido leyendo el libro “Tú no eres como otras madres”, podemos encontrar un ejemplo de negación individual y colectiva.  La historia relata la sorpresa de la protagonista por haber quedado ajena a todo lo que se estaba “cociendo” en Alemania tras la Primera Guerra Mundial. Tampoco se explica cómo una sociedad tan intelectual y creativa con interés por la cultura, la belleza, el arte, la ciencia,…   una sociedad tan despierta pudiese quedar dormida ante el surgimiento del Nacional Socialismo.

Else, la protagonista, vivía en un mundo privilegiado de riqueza, de amor, pasión y amigos. Tenía una vida plena y quizás por lo mucho que podía perder, siendo además judía, quedó fuera de juego, sin valorar la gravedad de lo que estaba pasando. Según cuenta en el libro, lo vio pero no lo interiorizó, el dolor la llevaba a mirar para otro lado, a estar en las nubes, a estar a por uvas.

Ella fue testigo de cómo su Berlín amado se va trasformando en un campo de minas para los judíos y todos los que no eran nacional socialistas, pero la negación es más potente cuanto más se pone en juego y se puede perder. Exige de un gran esfuerzo mental para suprimir los mecanismos  inconscientes que salen al rescate para evitar el dolor.

La mente con este tipo de mecanismos haría lo que muchos medicamentos hacen para aliviar el dolor físico, lo que ocurre es que el dolor mental sirve, no es un mero síntoma prescindible. Si no conectamos con el dolor tampoco lo hacemos con la realidad que lo provoca y de este modo quedamos a merced de los acontecimientos.

Hoy encontramos la noticia del comienzo de los juicios del Caso Gürtel. Ana Garrido, una de las denunciantes de la corrupción del Ayuntamiento de Boadilla del Monte y ex Directora de Juventud de dicho ayuntamiento, ha sido entrevistada en “Las Mañanas de Cuatro”. Nosotras que trabajamos en ese Ayuntamiento durante esa época y conocimos a las personas que formaban parte del equipo, tuvimos la ocasión de presenciar el tipo de mecanismo psíquico que hoy intentamos mostrar.

En uno de los múltiples juicios que se han celebrado por acoso a Ana Garrido por parte del Ayuntamiento de Boadilla, fuimos testigos de cómo todo su equipo, sin excepción, y otros trabajadores del ayuntamiento que pudieran haber tenido algo que ver con ella, fueron en masa a declarar contra ella. Personas que habían sido compañeras y en muchos casos amigos miraron para otro lado porque nos imaginamos que su miedo a quedarse como Ana (sin trabajo, sin casa, sin amigos, en una lucha de David contra Goliat) les «obligaba» a estar a por uvas. Los mecanismos de negación ofrecen la posibilidad de crear una alternativa a la realidad cuando esta compromete intereses fundamentales como el puesto de trabajo.

Deja un comentario

captcha *