Actualidad y Psicoanálisis

Temas de hoy desde una perspectiva psicoanalítica

Grupos Post-parto: Bebés con Libro de Instrucciones

Fragmento de la película “El Principito”

Fue entonces que apareció el zorro:

– Buen día – dijo el zorro.

– Buen día – respondió cortésmente el principito, que se dio vuelta pero no vio a nadie.

– Estoy aquí – dijo la voz –, bajo el manzano…

– ¿Quién eres ? – dijo el principito. – Eres muy bonito…

– Soy un zorro – dijo el zorro.

– Ven a jugar conmigo – le propuso el principito. – Estoy tan triste…

– No puedo jugar contigo – dijo el zorro. – No estoy domesticado.

– Ah! perdón – dijo el principito.

Pero, después de reflexionar, agregó:

– ¿Qué significa “domesticar” ?

– No eres de aquí – dijo el zorro –, ¿qué buscas ?

– Busco a los hombres – dijo el Principito. – ¿Qué significa “domesticar” ?

Los hombres – dijo el zorro – tienen fusiles y cazan. Es bien molesto ! También crían gallinas. Es su único interés. ¿Buscas gallinas ?

No – dijo el principito. – Busco amigos. ¿Qué significa “domesticar” ?

Es algo demasiado olvidado – dijo el zorro. – Significa “crear lazos…”

– ¿Crear lazos ?

– Claro – dijo el zorro. – Todavía no eres para mí más que un niño parecido a otros cien mil niños. Y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro parecido a otros cien mil zorros. Pero, si me domesticas, tendremos necesidad uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo. Yo seré para ti único en el mundo…

Con qué claridad explica el autor, Antoine Saint Exupéry en este pasaje entre el Principito y el zorro, lo que significa acoger, sostener, hacer tuyo a otro. Domesticar tiene la acepción de controlar y  dominar a otro, pero en este caso se refiere a la versión benigna, hacer que el otro sea único para ti y le quieras por encima de todo.

Precisamente este proceso de “domesticación” es  lo  tienen que poner en marcha  todas las madres  para generar en sus hijos recién nacidos un vínculo de seguridad a través del amor.   Sentirse queridos genera en el bebé un estado de seguridad imprescindible para desarrollar su psiquismo. Es a partir de esa confianza básica en que no les va a faltar su amor, cuando pueden hacer frente a todas las angustias que sienten en esos primeros meses de vida.

Pero este vínculo, eso que puede estar relacionado con  el “instinto materno”, no aparece sin más, de hecho es frecuente que el parto rompa con una situación, que aun no habiendo sido idílica, suele ser más contenida que todo lo que se desata tras el nacimiento del bebé. El bebé se hace real y con ello se caen muchas de las fantasías que se habían construido sobre él.  Hay muchas cosas que dejan de ser para siempre.

Una de las cosas que cambia es la pareja, un tercero se cuela entre medias y  modificará la relación. En esos primeros meses las rutinas de la vida y de la relación se alteran, no hay espacio ni tiempo para el otro. La llegada de un bebé provocará sentimientos encontrados, de  hecho son muchos los casos en los que al tiempo que el bebé es querido, también provoca celos y sentimientos de exclusión en los miembros de la pareja.

Hay muchos mitos a desmontar, igual que el amor al bebé no tiene por qué ser inmediato, tampoco ocurren  muchas de las cosas que nos hemos imaginado o se ha encargado de imaginar por nosotros la publicidad. De repente nos podemos sentir como bichos raros que no se ajustan, (mamá, papá y bebé) que no encajan en lo que creemos “tienen que ser las cosas”.

La desesperación, el sueño, el cansancio, la duda, el miedo, la presión, la responsabilidad,… se combinan incesantemente con otras emociones no menos potentes, amor, pasión, alegría,  emociones que a veces vienen como torrentes que desbordan y hacen sentir como en una montaña rusa.

El encuentro y ajuste emocional con el bebe tiene sus complicaciones y por otro lado resulta  imprescindible que madre y bebe se domestiquen mutuamente en las mejores condiciones y lo antes posible, de manera que la relación entre ambos crezca sin fisuras y amenazas, que la madre se sienta como dice Donald Winnicott “una madre suficientemente buena”.

En muchas ocasiones contar con ayuda en estos momentos facilita la creación del vínculo porque reduce el nivel de ansiedad y estrés. Si eres madre o lo vas a ser y te quieres apuntar a uno de nuestros grupos post-parto: “Bebés con Libro de Instrucciones”, ponte en contacto con nosotras bebesconinstrucciones@gmail.com  No tendrás que preocuparte por desplazamientos o dificultades extra, te lo pondremos fácil porque los grupos se realizan on-line.

 SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, COMPÁRTELO 

  1. Rolf Woutens Responder

    Ya podíais haber hecho este libro de instrucciones hace 10 años! Felicidades

Deja un comentario

captcha *