Actualidad y Psicoanálisis

Temas de hoy desde una perspectiva psicoanalítica

La mirada del otro. Redes de apoyo

La semana pasada hablamos de Juan, un niño gitano que se encuentra en situación de riesgo social.  El mismo jueves, tras publicar nuestro artículo, enviamos un correo electrónico al director del colegio de Juan con el link a nuestro blog.  Nos sorprendió y alegró que respondiera al correo al día siguiente.  Había leído el artículo y estaba de acuerdo en que era importante colaborar para crear una red de apoyo para Juan.

¿Qué es una red de apoyo?

Durante la infancia es imprescindible desarrollar estructuras internas que ayuden al niño a sentirse único y valioso. Este proceso comienza desde los primeros momentos de vida. A través de la mirada y de la contención materna, el niño siente que “ES”.

Cuando la familia no devuelve la mirada al niño, queda la posibilidad de  que lo haga una  red  social.

De este modo el director del colegio pensó reunirse con la familia para poner en marcha un plan donde desde diferentes lugares se estaría “mirando” a Juan, colegio, club deportivo, nosotras…

Cuando la red social no sale al encuentro del niño, este crecerá desamparado. Una colega nos comentó el otro día, con mucha preocupación, como un chico que conoció durante su trabajo en un CAI (Centro de Atención a la Infancia)  la llamó por teléfono con un cuchillo en la mano a punto de suicidarse.  Aunque ella sigue tratándolo fuera del servicio y de manera altruista (por motivos que desconocemos hace mucho tiempo se le dejó de atender en el CAI), sabe  que  el tratamiento no es suficiente.  Este chico se encuentra solo en el mundo, nunca tuvo una red que le sujetase por dentro y le ayudara a crear las estructuras necesarias para “construirse”.  La terapia es un vértice, pero sin trabajo en equipo no hay red, este chico igual que ocurre con Juan, necesita que los otros vértices se unan, que entre Salud Mental, la psiquiatra que le atiende y la terapeuta se generen puentes de comunicación que construyan la red… Si no hay comunicación entre los distintos vértices de apoyo, la red no se construirá porque serán apoyos individuales desconectados entre sí, sin la fuerza para sostener algo tan doloroso y carente.

Esta preocupación al unísono, devolverá a la persona la mirada que nunca tuvo.

Otra colega nos comentó el caso de una niña que ha pasado por una situación muy traumática, pero a diferencia de los otros dos casos, ella tiene la suerte de contar con una familia que la ayudó a estructurase internamente desde su nacimiento, que la ayudó a “SER”.  Ante un suceso tan traumático ha habido que volver a construir una red no solo psicológica, psiquiátrica y escolar, sino también familiar.  Y es probable que la construcción de esta red sea lo que salve a esta niña y le permita  reparar el trauma y  seguir con su vida.

Este artículo es un reconocimiento  a todas aquellas personas que tienen la valentía de crear redes, de involucrarse con el daño y sobre todo ser capaces de hacerlo “de uno en uno”, porque muchas veces las acciones en masa no sirven para restaurar la mirada.

Deja un comentario

captcha *