Actualidad y Psicoanálisis

Temas de hoy desde una perspectiva psicoanalítica

Los Beatles

Es el 50 aniversario de los Beatles (año más año menos) y hoy en un programa de radio preguntaban lo que habían significado los Beatles para mucha gente. Uno de los que han llamado ha dicho que fueron un soplo de aire fresco, algo nuevo y además divertido. Me ha dejado pensando… para esta oyente en su época de adolescente fue algo diferente, en una sociedad encorsetada, bajo un régimen autoritario surgió algo fresco, algo nuevo con lo que identificarse, algo con lo que rebelarse y que además estaba arrasando en medio mundo y claro, era la excusa perfecta  para diferenciarse de lo que aquí había, para dejarse los pelos largos, para cantar desaforadamente canciones en inglés.  El director del programa ha comentado como su abuela mirando las fotos decía «que asco más grande de muchachos !por Dios! ¿tendrán madre estos niños?».

Para los jóvenes este acontecimiento significó un cambio, aire fresco, una posibilidad de crecer y para los adultos como decía la abuela del director del programa, significó una cosa muy distinta.

Hemos encontrado este documental del No-Do, en el que se muestra el descrédito que despierta el movimiento juvenil en la sociedad adulta. Con la distancia nos resulta tan obvio la falta de objetividad del documental que despierta la sonrisa.

Siempre va a existir  un desencuentro intergeneracional. Lo que admiran los adolescentes, a los adultos les produce rechazo.  Es muy probable que aquellos fans de los Beatles también piensen que la música de hoy  «no es música», los videojuegos, internet,… todo aquello que despierta el interés entusiasta de los adolescentes puede que a ellos les despierte desinterés o directamente rechazo.

Si pensamos que por norma los adultos siempre vamos a tener un desencuentro con los adolescentes «nosotros no éramos así, esta juventud…, vaya maneras de entretenerse tienen los chicos de hoy en día…» nos gustaría preguntarnos si todo lo que rechazamos como adultos del mundo adolescente está motivado por esta diferencia intergeneracional o hay cosas que verdaderamente van en contra de la razón, el sentido común y el crecimiento.

Por ejemplo, hay modas como las de hacerse pearcings o tatuajes, que pueden tener que ver con una necesidad de identificarse con algo distinto que les haga sentirse pertenecientes a su grupo y diferentes de los adultos, pero quizás también la manera de hacerlo sea importante.  Habrá casos en los que el tatuaje o pearcing sea un recurso que favorezca el crecimiento y dé paso a otros procesos y con el tiempo a una nueva identidad individual, pero  también pueden ser usados de manera que les impida seguir avanzando en la búsqueda de su propia identidad y se estanquen en la simple rebeldía (adultos que siguen con la misma imagen que adquirieron de adolescentes,  adolescentes que se llenan de tatuajes o pearcings de forma agresiva hacia ellos mismos, etc..)

El proceso de la diferenciación empieza con la contradependencia, que consiste en oponerse por sistema a lo que diga, haga, le guste, etc, al adulto. Este funcionamiento no se encuentra solo en esta etapa, también aparece en la infancia con la famosa etapa del «no».  Pero pasar por aquí es importantísimo, tanto a los 2 años como a los 13, 14,… significa poder encontrar algo a lo que aferrarse para demostrarse a si mismos su poder, es decir, se pueden separar del adulto, elegir por ellos mismos, en definitiva ser diferentes.

Es muy fácil que en estas etapas los padres y otros adultos se identifiquen también con este funcionamiento opositor y funcionen de manera inmovilista.  Claro ejemplo de esto es el video del NO-DO, donde el «establishment» muestra su desprecio al movimiento juvenil.

Deja un comentario

captcha *