Actualidad y Psicoanálisis

Temas de hoy desde una perspectiva psicoanalítica

Los móviles

Esta semana en el telediario de Rtve (minuto 38:59) hablaban del whatsapp, para los que no lo conozcan es una aplicación que te descargas en tu móvil y te permite chatear gratis con todo los contactos que también se lo hayan descargado, también te permite enviar tu localización, enviar fotografías, mensajes de voz, videos…  Pero no queremos hablar solo del whatsapp sino de lo que han cambiado los móviles nuestras vidas.  Nos han hecho tremendamente dependientes, siempre esclavos de si hay cobertura, si podemos recibir llamadas, mails, si nos podemos conectar y si no….ay! que sufrimiento, en cuanto vuelve una raya de cobertura nos ponemos a comprobar que nos hemos perdido!!!

En el reportaje decían que lo peor no es la dependencia que genera el whattsapp sino el no recibir contestación inmediata al mensaje enviado, porque ese es el problema  y su nombre lo indica «mensajería instantánea».

Si pensamos en ello, que diferentes son las vacaciones de ahora de aquellas de nuestra infancia.  Durante las vacaciones desconectabas de verdad, no veías a tus amigos, recuerdo como de vez en cuando recibías alguna carta o postal con noticias que, aunque sabías atrasadas, te hacían una ilusión tremenda.  La vuelta al colegio, al trabajo, era un verdadero retorno, un retomar…porque la separación había sido real.  Ahora no es así, te pasas el verano conectado con tus amigos, compañeros de trabajo y con el canal abierto para que te lleguen noticias deseadas y no deseadas.  Queremos estar en todas partes, no perdernos nada y claro luego hablamos del estrés…  Porque así realmente no estamos de vacaciones.

¿Por que resulta tan difícil el gesto de apagar el teléfono? No silenciar, APAGAR. Tenemos mil excusas, que si tenemos hijos, que si en estoy a tope de trabajo, que puede ocurrir algo, que si mi familia…la lista es infinita.

Y luego hay que ver la estampa de las familias, los amigos, reunidos en torno a una mesa con el móvil al lado de la mano como si fuera una pistola, dispuestos a disparar en cualquier minuto, !bang! ay, perdona es del trabajo, tengo que contestar, o tengo que leer el mail, !bang! jajajaja! que chiste más gracioso acabo de recibir, o fotografía o video o lo que sea.

Las nuevas tecnologías, al contrario de lo que se dice, lo que están promoviendo es que cada vez haya más desconexión, estamos empezando a vivir nuestras vidas a través de los móviles, en lugar de conectarnos con nosotros mismos y con las personas que nos rodean.  Quizás todas estas tecnología están interfiriendo en el desarrollo natural de nuestras capacidades, que son las que nos permitirían ser más fuertes, tolerar mejor la frustración y la incertidumbre.

Dicen que el móvil genera adicción, tendremos que plantearnos si estamos dispuestos a dar a la tecla de off, por lo menos algunas horas al día. ¿Seremos capaces de quedarnos fuera sin el temor a quedar excluidos? Las nuevas tecnologías son un símbolo de grupo, de pertenencia, un símbolo que crea la ilusión de no estar solos, pero al final nos quedamos solos con nuestras máquinas.

Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin la autorización expresa de las autoras.

 

Deja un comentario

captcha *