Actualidad y Psicoanálisis

Temas de hoy desde una perspectiva psicoanalítica

Maternidad Subrogada: ¿Debemos poner límites a nuestros deseos?

QIgDIQubJFPTWuY-800x450-noPadEl fin de semana pasado estaba convocado un evento sobre maternidad subrogada. Nos enteramos al abrir el correo electrónico y ver una petición de Change.org “Impidamos la celebración de ‘SurroFair’ en Madrid (6 y 7 de mayo 2017)”.

Finalmente se celebró no sin antes haber tenido que cambiar de hotel y encontrarse con manifestaciones en su contra. Este tema ha unido como dice este titular: “La maternidad subrogada une a Iglesia, feministas y al ala dura del PP”

Los humanos tenemos inercias, costumbres que se van haciendo tradición y una vez que lo son, es muy difícil dar marcha atrás. Puede que esas tradiciones que son fundamento de la identidad de un pueblo, sean cuestionadas por otros que estén fuera de ese entorno, pero no por los que las sufren.  Así tenemos todo tipo de sinsentidos y barbaridades institucionalizadas por la Sociedad a través fundamentalmente de la Cultura y la Religión  y reguladas por la Familia ( la ablación, el burka, la inmolación, etc). Es curioso cómo nos vamos adaptando  a cualquier cosa, sólo se precisa del ritmo adecuado y nos lo tragaremos sin rechistar.

Hay pilares indiscutibles que  parecen estar por encima del bien y del mal, por ejemplo  la Ciencia y la Economía. En infinidad de ocasiones son la excusa  para justificar cualquier cosa.

Esto nos hace pensar en los motivos por los que estos colectivos Iglesia, feministas y algunos políticos del PP, en inercias tan distintas, se han puesto de acuerdo en esto. Puede ser que  la ciencia y la economía en esta ocasión corrieran demasiado y se les viera el plumero. Todo lo que tiene que ver con reproducción humana, como en casi todos los avances científicos, tiene dos caras: la del verdadero avance para la humanidad  y la cara perversa que nos denigra y nos lleva a ser más esclavos.

Esta alerta nos puede dar la oportunidad para pensar y ver cuanto hay de constructivo y destructivo antes de que se “normalice” y nos acostumbremos a ello sin ningún tipo de límite.

Desde el punto de vista psicológico creemos que se puede tomar por avance científico lo que puede ser sólo narcisismo del malo.

El narcisismo bueno es el que hace que una persona se tenga en estima y cuide a los demás con ese mismo espíritu.  Esta podría ser la condición sana necesaria para embarcarse en la crianza de un hijo.

Pero este narcisismo en la paternidad y maternidad se encuentra ligado, en mayor o menor dosis, al narcisismo negativo, que es el que pone por delante al ego, al deseo de poseer a otro para la satisfacción propia, sin conciencia de las consecuencias que eso puede tener.

Deberíamos valorar en cada situación  cual es el porcentaje de narcisismo negativo y positivo. En los casos más sanos el negativo será bajo. Cabe pensar por qué a veces se hace tan necesaria la trasmisión genética. Las razones pueden ser variadas pero una de ellas es la necesidad de satisfacción narcisista.

Si la curiosidad sin límite de la ciencia se liga al deseo sin límite narcisista, puede quedar escondido bajo la etiqueta de “progreso” lo que puede  ser retroceso. Cuando de ciencia se trata, se utiliza mucho la idea de que si alguien no se hubiera atrevido a desmontar las ideas hasta ese momento válidas, no se hubiese conseguido tal o cual avance. Pero quizás lo que nos debemos plantear ahora es el límite a nuestro deseo y hasta dónde es sano dejarse llevar por él.

Deja un comentario

captcha *