Actualidad y Psicoanálisis

Temas de hoy desde una perspectiva psicoanalítica

Narcisismo y Johnny Depp

imgres

Hay algo que preocupa mucho a padres y educadores y es el aumento del uso de las redes sociales por parte de los niños. Ya no se trata de salir a la calle a jugar, entrar en un grupo y con el tiempo hacerte un par de buenos amigos. Estamos en la era de lo inmediato. Los niños y adolescentes se relacionan y se hacen “amigos” sin conocerse, suben fotos, hacen de  cualquier situación cotidiana  un acontecimiento en los “directos”, para de este modo ganar un protagonismo que no se han tenido que trabajar,  con la esperanza de conseguir  seguidores y más “me gusta” que el resto.

La necesidad de ser acogido y querido se está construyendo de forma  efervescente y virtual. No  fomenta la seguridad en uno mismo,  de manera que los niños en vez de mejorar en autoestima ganan en narcisismo.

Esta tendencia no la han inventado ellos, es una  forma de conexión “emocional” que se viene imponiendo desde hace algunas décadas. Se trata de buscar notoriedad de cara al escaparate, haciéndose un currículum que eclipse al resto. Eso de “si no  sale en televisión no existe” que dijera Al Gore, es una verdad que los niños han entendido inmediatamente como entienden casi todo.

La desconexión con el ritmo natural de la vida, la inmediatez, la exigencia de tener lo que quieren sin espera, les va proponiendo un modelo de vida individualista e insensible a  los demás, sus necesidades más auténticas  y propios límites.

Lo que antes nos llamaba la atención por desordenado y excéntrico en la vida de los famosos parece que va adquiriendo normalidad en la vida cotidiana.

La semana pasada aparecía en los medios de comunicación los gastos mensuales que tenía Johnny Depp:

…cada mes el actor gasta 30.000 dólares en vino,200.000 en servicios de aviones privados, 150.000 en seguridad 24 horas al día y 300.000 para mantener un staff de 40 personas.

Así mismo, Johnny Depp es conocido por su ostentoso modo de vida y unos gustos raros y caros con los que suele lidiar. Entre sus gastos más célebres está la compra de un yate de 150 pies por la suma de US18 millones. Gastó además USD 4 millones en una discográfica fracasada y 3 millones de dólares para echar las cenizas de Hunter Thompson en un cañón.

 

Las estrellas de Hollywood desde la época dorada han sido con frecuencia victimas de su fama. Desconectar los pies  del suelo por ser famoso y aclamado por todos como si se fuese un dios, les ha traído a muchos  la desgracia. Y es que creerse por encima del resto de los mortales con derechos que “sólo YO me merezco”, es una falta al sentido común y a la sensatez. Pero es esta desconexión de la realidad la que está fomentando nuestra sociedad y la que están imitando los niños y adolescentes.  En nuestra cultura, aunque luego a los niños les digamos otra cosa, lo que se impone es no esforzarse, conseguirlo TODO sin costar NADA

El enlace que sigue puede que os interese.

 

Un reciente informe de Bank of America Merrill Lynch calcula que el consumo relacionado con los productos que nos hacen sentir mejor y hacen posible un aspecto a prueba de selfies —lo llaman vanity capital— mueve en el mundo 3,7 billones de dólares. La firma, en su cálculo, incluye coches y otros artículos de lujo, operaciones estéticas, vinos de calidad, joyas o cosméticos.

 

  1. Natalia Responder

    Interesante reflexión!!
    Vanity capital!! Más y más oportunidades de ver que hacia donde nos dirigimos!!

Deja un comentario

captcha *