Actualidad y Psicoanálisis

Temas de hoy desde una perspectiva psicoanalítica

No se equivoquen, esto es un anuncio sobre la psicología cognitivo conductual

Lo deontológicamente mas criticable del vídeo, es que el autor no explicite que él es representante de una corriente y  haga pasar por objetividad científica lo que en realidad es un anuncio publicitario de la corriente cognitivo conductual.

En nuestra época de estudiantes había un enfoque psicológico que intentaba copar todos los espacios universitarios, quería imponerse como la más “sería”, “fiable” y “certera” de todas las posibilidades psicoterapéuticas existentes. Afortunadamente, todavía no se había convertido en “la única” y tuvimos la oportunidad de escuchar a otros profesionales que desde dentro de la universidad despertaron nuestra curiosidad y fueron la causa de que rápidamente descartásemos el conductismo  por ser un enfoque demasiado simplista cuya consecuencia era la ineficacia de  muchos de sus tratamientos.

Desde que terminamos la carrera de psicología han pasado muchas cosas en la formación universitaria. Es frecuente que compartamos nuestra experiencia con profesionales que acaban de terminar la carrera o llevan pocos años en ella y observamos que salen de la facultad con una idea “cerrada” de cómo son las cosas. A veces nos parece estar escuchando a alguien adoctrinado al que no le han enseñado a pensar.  Han sido entrenados para no dudar, pero aun así, el carácter curioso que seguramente fue el que les llevó a estudiar psicología no ha muerto del todo.

Una recién graduada nos contaba que en el centro de atención temprana donde hace prácticas (proporcionadas por su universidad), observa como los distintos profesionales intervienen para atender a los niños de 0 a 6 años que acuden con su familia. Hay fisioterapeuta, logopeda y psicólogo. Todas las especialidades se mueven por protocolos de actuación que contempla únicamente la conducta y se interviene según un procedimiento estandarizado que promueve una actuación igual para todos los casos. Un niño que llegó hace varios años por problemas de tics y tensiones musculares está siendo tratado con un programa conductual.  Claramente no han buscado el origen de los tics y el niño no deja de tenerlos. La fisioterapeuta hace su trabajo muscular con éxito, pero para la siguiente sesión de nuevo está todo contracturado. La psicóloga, que además es la jefa de departamento, acusa al niño de no colaborar y le propone que se relaje.

La psicología acomplejada es aquella que cree que científico es sólo lo que se ve, y maneja la mente como si fuese un ordenador al que se puede armar y desarmar sin consecuencias. Se olvidan de que la mente no es un ente, es el resultado de la interacción de factores genéticos y ambientales, que el acople de estos es muy variado y sutil, y que depende de muchas circunstancias particulares para hacer de cada individuo un ser ÚNICO.

Nos entristece mucho saber que problemas que podrían tener una posible solución, se cronifiquen desde enfoques como la Psicología Cognitivo Conductual por falta de formación (por no  tomar de otras especialidades cosas válidas que abrirían más la mente y las posibilidades de intervención) y por no considerar importante el análisis personal de cada profesional. La psicología es una especialidad que ha de barajar muchas incertidumbres, la mente humana es muy compleja y exige comprender desde muchos vértices para tener una visión “tridimensional” e individualizada de cada caso.

Desde la Filosofía de la Ciencia, hace muchos años se considera que la perspectiva cognitivo conductual es cientificamente  muy mediocre porque tiene  poca potencia explicativa, es decir, no establece una relación causal de lo síntomas, simplemente establece una relación superficial  causa efecto, la mayoría de las veces falsa.

Todas las corrientes tienen ventajas e inconvenientes, unas son cortas y superficiales y otras largas y profundas. La elección de corriente  depende de la situación del paciente y de lo que se estime oportuno en cada caso.

El fanatismo por desgracia llega a todas las esferas de la vida y no podía ser menos en la psicología. Encontramos formaciones radicales que por sentirse inseguras hacen del enfrentamiento y del ataque su única manera de sentirse valiosas.

Deja un comentario

captcha *