Actualidad y Psicoanálisis

Temas de hoy desde una perspectiva psicoanalítica

¿Por qué a veces resulta tan difícil encontrar pareja?

10 Razones por las que las relaciones son complicadas y duran menos hoy en día

Encontramos infinidad de información sobre la complejidad de las relaciones de pareja hoy en día, esto es sólo una muestra.

¿Qué  pasa con los  hombres y  las mujeres?

Conocemos a mujeres con un buen trabajo , atractivas, divertidas,  que no han conseguido formar una pareja estable y llegan a los 40 con una sensación de que apenas les queda tiempo para lograr formar una familia  porque su reloj biológico está a punto de jugarles una mala pasada.

También conocemos a hombres con buenos trabajos, de buen ver, divertidos que no quieren tener pareja estable y llegan a los 40 pensando que todavía les queda mucho tiempo por delante  y en el hipotético caso de que quisieran formar una familia, ya habrá tiempo para ello.

Y entonces se encuentran, chico conoce chica, ella piensa que por fin ha encontrado a su media naranja, se entrega a la relación y sus esperanzas renacen.  Pero él todavía no está dispuesto a renunciar a su “soltería” y al cabo de un tiempo cuando el compromiso se hace inevitable, abandona.

Parece que llegados a un punto, entre los 30 y los 40, los hombres que no han conseguido madurar se quedan enganchados a un narcisimo del que  les resultará muy difícil salir: “la vida es eterna, ya tendrán tiempo para ello más adelante”.

A las mujeres a lo mejor les pasaría lo mismo, pero de repente empiezan a escuchar un tic-tac biológico que les conecta con la realidad y se dan cuenta de que están alcanzando un punto sin retorno.  Y entonces el espejo se empieza a desvanecer, miran a su alrededor y saben que el tiempo corre en su contra y, sin pre-aviso se encuentran sumidas en un estado de extrañeza e incredulidad ¿me está pasando a mi?

La salida del narcisismo es dura y es necesario hacer un trabajo de reflexión, ¿por qué me encuentro tan mal? ¿cuáles son mis objetivos? ¿son realistas? Sea cual sea la respuesta a estas preguntas aceptarlas, esto a veces no será fácil porque implica realizar un duelo por lo perdido.  Como en determinados momentos de crisis, para eso estamos los psicólogos, para ayudar a la persona a salir del estado de confusión y dolor en el que se encuentra sumida.  Durante toda la vida tendremos oportunidades de crecer que se presentarán mediante pérdidas o crisis.  Lo vemos a lo largo de todo el periodo evolutivo, el bebé tiene que renunciar a ser el rey, el único, para conseguir  autonomía. El niño tiene que desidealizar a sus “maravillosos” padres si quiere ser adolescente. El adolescente tendrá que aceptar que no lo puede todo, que aunque haya aspectos de la vida con los que no está de acuerdo, tiene que aceptarlos y así encaminarse hacia el mundo de los adultos con toda la responsabilidad que ello conlleva.  El crecimiento físico no tiene por qué ir acompañado de crecimiento psíquico, y este último no es lineal. A veces se abren etapas sin haber resuelto todas las cuestiones de la etapa anterior.

Por eso podemos encontrar adultos con restos de otras etapas que cuando se enfrentan al dolor por la pérdida quieren huir, se resisten al cambio. Nunca es tarde para madurar, a lo mejor nuestros objetivos y deseos tienen que actualizarse, renunciando a algunos y encontrándonos con otros.   Porque si no lo hacemos corremos el riesgo de quedarnos eternamente atrapados en el espejo “¿quién es la más bella y la más joven? vos, mi señora”. ¿Os suena?

  1. Silvia Responder

    Muy buen artículo. Las relaciones de pareja son y han sido difíciles. Vivimos la época del culto a la individualidad. Todos queremos “vivir” muchas cosas y nos volvemos egoístas, y amar al otro es ceder, comprender, apoyar y a veces, no hay tiempo para todo porque…donde estoy yo?, se preguntan, nos preguntamos. A parte, las mujeres han pasado de aguantarlo todo a no aguantar nada, de sumisas , o a amas de casa con poco voz en la sociedad a mujeres que hacen lo que hemos criticado nosotras en los hombres. Bueno, esto es solo una muestra de lo que yo pienso. Enhorabuena Marian. Te seguiré

  2. Actualidad y Psicoanálisis Responder

    Quizás el individualismo imperante en nuestra sociedad hace muy difícil crear vínculos cómplices y creativos con los demás. Este individualismo resiente a la pareja porque impide la entrega y la generosidad.
    Recuperamos el sentido de la humanidad y la dignidad al invertir esta inercia y en lugar de pedir, damos. Lo podemos hacer en todo tipo de parejas: las que hacen los padres con sus hijos, los jefes con sus empleados, etc,..
    No debemos olvidar la influencia que siempre tenemos en la vida de los demás, aunque no nos demos cuenta. Gracias Silvia

Deja un comentario

captcha *