Actualidad y Psicoanálisis

Temas de hoy desde una perspectiva psicoanalítica

Preparar la adolescencia

download

Hablando el otro día con una médico de familia nos comentaba el aumento significativo de los casos de adolescentes y jóvenes que llegaban a la consulta con enfermedades de transmisión sexual: virus del papiloma humano, gonorrea, sífilis, clamidia… y  cuando preguntaba a sus pacientes  por qué no usaban preservativo, ellos respondían sin pestañear que no les gustaba.

Parece que al haber desaparecido el miedo a la muerte por SIDA  los jóvenes no  encuentran  ningún límite (el miedo a la muerte) y sumado a la aparición de la píldora del día después, es como si no existiese ninguna necesidad de prevención.

 Así el funcionamiento adolescente campa a sus anchas potenciando la desconexión de la realidad.

¿A que estamos llamando funcionamiento adolescente?

Los niños muchas veces obedecen por miedo al castigo.  A los adolescentes este funcionamiento infantil se les rompe, dejan de hacer las cosas desde la obediencia, pero todavía no han construido plenamente un funcionamiento maduro que les permita responsabilizarse y conectar con la realidad,  para de este modo, ser ellos mismos los que se pongan los límites.

En la adolescencia, los chicos y chicas se encuentran con cantidad de cosas que se les  vienen encima: las drogas, la promiscuidad sexual…, para las que  no están preparados

Como padres confiamos en el factor suerte, “que tenga la suerte de no encontrarse con nadie cercano que le ofrezca droga”, “que tenga la suerte de no verse en una situación de descontrol sexual”… Pero muchas veces una cosa lleva a la otra y es entonces cuando tienen que ir a su medico de familia a que les diagnostiquen sífilis.

Hay muchas cosas que como adultos podemos hacer, supervisar las salidas de los adolescentes más pequeños, que no se alarguen demasiado, que no sean hasta demasiado tarde, que no se mezclen con edades mayores, no es lo mismo 12 que 14, ni 16 que 18.  Pero sobre todo tenemos que tener hecho un trabajo fundamental de INFORMACIÓN EN CASA.

Los niños desde muy pequeños sienten mucha curiosidad por el mundo adulto; ¿mamá donde compras el dinero? ¿mamá qué es la menstruación? ¿papá por qué las niñas no tienen pito? ¿por donde salen los bebés? ¿que es emborracharse? ¿ese está drogado, por qué hace cosas raras? Es importante darles la información que puedan procesar, pero también es muy importante no mentirles para no generarles confusión.  Si los bebés están dentro de la tripa ¿cómo los va a traer la cigüeña? Cuando preguntan es porque se les ha planteado alguna duda y estaría bien saber que tipo de duda.

El otro día una niña de 8 años preguntaba a su madre qué es un puticlub, la madre pasado el impacto inicial le preguntó que ella qué sabía de eso y contestó que había oído que era donde mujeres daban besos a hombres, desde los besos la conversación dio para mucho: el pago por los besos, la indefensión de muchas mujeres que se veían obligadas a hacerlo, la necesidad de buscar algo más que un beso, que el beso sea de amor, de complicidad…

Son estas las oportunidades que tenemos para ir hablando de cosas con las que la vida les va a sorprender. De nada valdrá la “charla explicativa” a los 14 años en la que se intenta recoger todos los peligros. Tampoco invadirles  con manuales que alerten precozmente y de manera desconectada de las necesidades del niño. Solo podremos prepararles si somos capaces de aprovechar estas oportunidades de comunicación durante la infancia, de manera que se despierte su sentido de realidad al ritmo que ellos puedan digerir. Así con suerte, pero no tanta, podrán ser ellos quienes no tengan temor a enfrentar las situaciones de conflicto y confusión por las que inevitablemente han de pasar y tener un sexto sentido (el que mamá y papá fueron introduciendo en esas oportunidades de oro) para poder plantar bien los pies en el suelo y poder decirse NO a sí mismos y a los demás.

 

 

 

 

Deja un comentario

captcha *