Actualidad y Psicoanálisis

Temas de hoy desde una perspectiva psicoanalítica

¿Qué es la inteligencia emocional?

¿Se puede entrenar la inteligencia emocional?  Desde algunas corrientes psicológicas y neurológicas piensan que si.  Nosotras desde el psicoanálisis entendemos la inteligencia emocional como algo que existe dentro de cada uno y tenemos que desarrollar e integrar.

Eduard Punset en su blog publicó un artículo sobre Inteligencia Emocional y lo tituló “El lado oscuro“. Partiendo del entrenamiento emocional llegaba a la conclusión de que la inteligencia emocional se podía convertir en pura manipulación.  No podemos estar más en desacuerdo en este punto con él, porque confunde entrenar las emociones con conectarlas.

El otro día nos contaban como en una pescadería de una gran superficie el pescadero recomendaba a una clienta que no se llevase unos mejillones porque estaban abiertos, que se llevara otros del lineal envasados, fue a por ellos y se los entregó. Esta ante la sorpresa de ser “cuidada” por él, mostró  su  satisfacción y se lo dijo y el pescadero contestó: “a mi me gusta tratar bien a los clientes, soy feliz”.

Desde el entrenamiento emocional en los cursos de formación se insiste en diferenciar las emociones positivas de las negativas: “hay que tratar bien al cliente”, “el cliente siempre tiene la razón”… y se entrena a los trabajadores para que así lo hagan.  Esto no tiene nada que ver con el desarrollo de la inteligencia emocional, porque así no se consigue generar un cambio interno, solo es palabrería y fingimiento.

Desde el entrenamiento emocional la persona no cambia su estructura, porque puede estar asintiendo con una sonrisa pero sin sentirla, lo que podría incluso llegar a aumentar su malestar.

Esto no quiere decir que el pescadero tenga que estar siempre con la sonrisa y además sintiéndola, seguramente tendrá días malos y precisamente por su desarrollo emocional, será capaz de conectar con eso que le hace sentir mal, con esas emociones negativas sin necesidad de disimularlas ni de actuarlas, tendrá la capacidad de asumirlas y con el tiempo transformarlas.

Punset refiréndose  en su artículo al libro de Daniel Goleman “Inteligencia Emocional” habla sobre el peligro que tiene el entrenamiento de la “inteligencia emocional” porque se puede convertir en un arma manipulativa y a esto es a lo que llama “el lado oscuro”. Pone de ejemplo a Hitler, confundiendo un funcionamiento grupal de sumisión, con Inteligencia Emocional. En ello no hay nada de inteligente, la Inteligencia Emocional es otra cosa.

¿Qué dice Goleman que hay que trabajar en la Inteligencia Emocional?:  La conciencia de uno mismo, en el sentido de reconocer los propios sentimientos, elaborar un vocabulario adecuado a los mismos, conocer la relación existente entre los pensamientos, los sentimientos y las reacciones, considerar las consecuencias de éstas, aplicar este conocimiento a la toma de decisiones, comprender lo que se halla detrás de un determinado sentimiento, aprender formas de manejo de estas emociones, comprender los sentimientos de los demás, respetar los diferentes modos de sentir de los demás….. ¿Es esto manipulación emocional?

La inteligencia emocional no consiste en identificar las emociones de los demás, sino en conectarte con las tuyas, las buenas y las malas, para de esta manera ampliar tus capacidades y darte cuenta de cuales son tus verdaderas necesidades, esto promoverá el desarrollo personal.  Se hace desde lo que en el psicoanálisis llamamos  un estado mental integrador, donde uno no deja de lado las emociones que no le gustan o no quiere reconocer sino que es capaz de aceptarlas e integrarlas con aquello  que a uno le hace más feliz. Este ejercicio de integración aumentará nuestro autoconocimiento, nuestra capacidad de empatía con el otro; porque el autoconocimiento y la aceptación del dolor y de las imperfecciones nos hacen más receptivos al dolor y a la emoción ajena en general.

El adiestramiento emocional, no conecta con uno mismo, por la tanto desde aquí si que podríamos entender el aspecto manipulativo, pero en ningún caso tiene algo que ver con inteligencia emocional.

Deja un comentario

captcha *