Actualidad y Psicoanálisis

Temas de hoy desde una perspectiva psicoanalítica

¿Qué significa tener altas capacidades?

podium and boys

El término alta capacidad ha evolucionado desde los primeros estudios que lo asociaban a alto rendimiento académico y más tarde a un elevado Cociente Intelectual (CI). En la actualidad se define como un potencial a desarrollar.

Los niños de altas capacidades tienen una capacidad de aprendizaje muy superior y una forma de aprender radicalmente distinta que los diferencia del resto de niños de su edad.

Intelectualmente son:

Rápidos mentalmente: conexión de ideas, representación objetal

Capacidad de pensamiento profundo, brillante análisis, abstracción y síntesis

Flexibilidad mental, fluidez

Rapidez en la resolución de problemas

Aprendizaje dinámico e interconectado

Muy observadores

Curiosos

Intensos

Memoria prodigiosa

Mucha capacidad de atención

Brillante razonamiento

 

Social y emocionalmente:

 Sensibles, con alta capacidad perceptiva

 Insistentes y perfeccionistas

 Alta motivación intrínseca

 Interés por temas filosóficos y sociales

 Sentido de humor complejo y profundo

 Creativos e imaginativos

 Con frecuencia se pueden sentir muy distintos y desplazados del grupo

Todas estas cualidades pueden potenciarles en un sentido, pero tener altas capacidades también puede ser un problema. Ser distinto, salirse de la norma “descoloca” a padres, profesores e iguales, por eso a veces su alta capacidad les hace sentirse raros e inadaptados. Si su diferencia no es entendida y fomentada, puede constituirse como un problema para el desarrollo de su autoestima y adaptación social.

La necesidad de comprender y dar los recursos necesarios, adaptados a las peculiaridades de cada niño, es algo que nos cuesta contemplar acostumbrados como estamos a generalizar. Solemos evitar hacer un espacio en nuestra mente a la diferencia por el esfuerzo que supone “reprogramarnos” para cada nueva circunstancia. Es por este motivo que muchas veces las diferencias las obviamos y  las tomamos como más de lo mismo, esto dificulta que los niños construyan una identidad única, con altas capacidades o sin ellas. En este enlace tenéis un artículo del periódico “El Pais” del 5 de noviembre que habla sobre ello

                No hay un niño igual, buscamos la equidad sin darnos cuenta que les sometemos a un patrón cómodo para el adulto.

Si además los niños sobrepasan en mucho el potencial en las distintas inteligencias, sucede que el desencuentro y la incomprensión hacia ellos aumenta, de tal forma que pueden llegar a sentirse marginados en clase por los compañeros y a veces también por los profesores.

                                                          La falta de comprensión puede llegar al punto de ser diagnosticados de TDAH y TDA.

El fracaso escolar  puede alcanzarles como al resto. Podríamos hablar de que aquellos niños que no se adaptan a nuestro molde, tienen muchas probabilidades de fracasar.

El talento necesita ayuda para crecer adecuadamente. El entorno es una pieza fundamental, si este no apoya con su comprensión, (entendiendo las diferencias, valorándolas y desarrollándolas) y  además no tiene estrategias que ayuden a integrar los aspectos racionales y emocionales,  impedirá que el niño sienta la contención necesaria para crecer y dar sentido, obligará en muchos casos a que se sumerjan en su propio mundo porque fuera nadie entiende y finalmente lo que podía haber sido un regalo, puede convertirse en una cruz. Así es como muchos niños y adultos de altas capacidades expresan su soledad y sentimiento de desconfianza hacia lo que debe o debía haber sido su caldo de cultivo para crecer.

 

 

 

 

Deja un comentario

captcha *